viernes, 8 de abril de 2011

Los nacimientos en el centro clandestino Pozo de Banfield

El martes 6 de abril, en el juicio por la apropiación sistemática de niñas/os durante la última dictadura, se conocieron los testimonios de los ex detenidos Rubén Bricio y Pablo Díaz. Ambos estuvieron secuestrados en el centro clandestino “Pozo de Banfield” donde se registró la permanencia de un gran número de embarazadas que dieron a luz allí. El primero en brindar su testimonio en la audiencia fue Rubén Bricio quien al ser consultado por las mujeres embarazadas recordó que “había más de una, estas chicas estallaban en llanto porque tenían miedo de morir junto a sus criaturas”. Pablo Díaz recordó que mientras estuvo detenido llevaron a su celda a Gabriela Carriquiriborde, ella estaba en sus últimos meses de embarazo. Tanto Gabriela como su bebé nacido en cautiverio continúan desaparecidos. “El médico venía por las embarazadas” dijo Pablo Díaz refiriéndose al médico policial Jorge Antonio Bergés, quien como dependiente de la Dirección General de Investigaciones recorría los centros clandestinos ocupándose de la atención médica de los detenidos salvajemente heridos en las torturas y en los operativos de secuestro, como de las revisaciones periódicas de las mujeres embarazadas y la asistencia de sus partos. En el CCD, tanto Pablo como Rubén, permanecieron en el segundo piso del edificio donde se encontraban las celdas que se distribuían en dos sectores simétricos entre los que se dividían los 24 cubículos que no superaba el metro cincuenta centímetros de ancho por dos metros y medio de largo. En las cabeceras de este piso se encontraban de un lado los baños y del otro la entrada. Pablo Díaz también hizo mención al paso por este centro de Stella Maris Montesano y a Cristina Silvia Navajas, ambas mujeres y sus hijos nacidos en cautiverio permanecen desaparecidos. Informe: Milva Benitez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada