jueves, 16 de junio de 2011

El testimonio de Angélica Bauer, la abuela de Evelin

Angélica Chimeno de Bauer relató el secuestro y desaparición de su hijo Rubén Santiago Bauer y de su nuera Susana Beatriz Pegoraro embarazada de cinco meses.


La última vez que Angélica vio a su hijo fue el 30 de mayo de 1977 y desde entonces nunca más supo de él. “Lo único que supe de Susana fue gracias a unas chicas liberadas de la ESMA que escribieron un libro en donde contaban que ella había tenido a su hijo allí, que fue atendida por el doctor Magnaco y que después fue trasladada a Mar del Plata”.


Rubén y Susana sabían que los perseguían y por eso se mudaban constantemente. Los encuentros con Angélica los acordaban por teléfono en algún lugar estratégico para no llamar la atención. “Nos reuníamos en el hospital de niños de la Plata, él ultimo día que esperaba a Susana de hecho nos siguió un auto verde… Todos fuimos perseguidos, yo sufrí allanamientos en mi casa y a Cristina, la ex esposa de Rubén, la secuestraron en Mar del Plata y la asesinaron en Bahía Blanca”.


A raíz de la desaparición de su hijo y su nuera, Angélica se trasladó a Capital Federal para hacer las presentaciones pertinentes. “Fui a todos los lugares donde se hacían denuncias, presenté hábeas corpus, brindé mi testimonio cuando vino la comisión de Derechos Humanos de la OEA, pregunté, busqué y nada supe”.


La nieta de Angélica fue entregada al matrimonio compuesto por el ex marino Luis Vázquez Policarpo y su esposa, Ana María Ferrá, quienes la anotaron como hija propia. La falsa partida de nacimiento fue firmada por la partera Justina Cáceres. En 1999, Vázquez reconoció que recibió a la niña mientras desempeñaba tareas en el Edificio Libertad.


Debido a la negativa de la joven a realizarse los análisis inmunogenéticos, el 14 de febrero de 2008 la justicia ordenó recoger objetos personales de su domicilio a fin de extraer muestras de ADN. El 22 de abril de ese mismo año, el BNDG informó a la jueza federal María R. Servini de Cubría los resultados de los análisis que confirmaron que la joven era la hija de Rubén Bauer y Susana Pegoraro.


Gracias a la alternativa de extracción de ADN de muestras no hemáticas que contempla ahora la justicia, Evelin pudo conocer su verdadera identidad. Su abuela Angélica manifestó ante el tribunal toda la emoción que le significó encontrarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada