martes, 5 de julio de 2011

Una enfermera de Campo de Mayo reconoció que ingresaban mujeres embarazadas como NN

Rosalinda Libertad Salguero, enfermera de la maternidad en Campo de Mayo desde 1976 hasta 1983, reconoció que ingresaban mujeres embarazadas como NN que, cuando daban a luz, no podían ver a sus hijos.

Durante su testimonio ante el tribunal, el lunes 4, Rosalinda dijo no recordar casi nada pese a haber declarado con anterioridad, según estimó, unas cinco veces. Las preguntas de los jueces, la defensa y los abogados de las Abuelas se multiplicaron, con el fin de lograr aclarar el funcionamiento de esta maternidad clandestina y la función de la testigo.

“Yo era enfermera, no manejaba el registro de las mujeres que ingresaban. En la sala de maternidad se atendía a las esposas de los militares que iban a tener sus hijos y en la sala de epidemiología se encontraban las mujeres que ingresaban como NN, con custodia militar”, relató la testigo. Y continuó: “Vi una sola mujer con los ojos vendados. Cuando yo recibía mi turno en la noche ya estaban las mujeres allí, todas jóvenes de entre 22 y 29 años. Un militar las llevaba y las dejaba. Los médicos -algunos militares, otros civiles- no permitían que habláramos con ellas, tampoco que usáramos identificación”.

La defensa preguntó si todos estos acontecimientos le habían generado algún tipo de sospecha. La testigo respondió: “Se caía de maduro. Las que estaban en maternidad no tenían guardia militar, se encargaban el doctor Caseroto o el Doctor Vianco. Cuando las mujeres daban a luz, los niños eran llevados a la nursery. Si eran hijos de las esposas de los militares se les ponía el nombre en una tarjeta en la cuna del bebé y después la madre podía ir a verlo cuando quisiera. Y si era hijo de mujeres que ingresaban como NN, en la tarjeta del bebé decía NN y la madre no lo veía. Lo alimentábamos nosotras, las enfermeras, con suero. Yo me limité a hacer mi trabajo, nunca pregunté nada ni presenté denuncia. Nunca supe cómo retiraban a los bebés ni a sus madres. Cuando recibía mi turno nuevamente ya no estaban. Las parteras se encargaban de llevar la carpeta con la medicación, que era igual para todas, y de hacer los controles, pero esa carpeta no tenía nombres ni ningún dato que recuerde, era solo una hoja donde estaba escrita la medicación. Recuerdo a Nelly Beralis y Cristina Ledesma parteras en ese tiempo”.

Uno de los abogados de Abuelas quiso que aclarara por qué no les daban los bebés a las madres, a lo que la enfermera de Campo de Mayo respondió: “Porque las órdenes militares eran que no les diéramos los niños”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada